lunes, 4 de junio de 2018

A veces Newton solía equivocarse...


LAS LEYES DE LA FÍSICA Y LA POST REVOLUCIÓN. (PARTE 1)



Para los que tuvimos el privilegio de estudiar Física y la desgracia de haber vivido en Cuba, se nos hace un poco más fácil buscar relaciones empíricas y hasta experimentales, entre algunas definiciones, leyes y teorías físicas, con la llegada a nuestro país el 1ro de enero de 1959 de ese fenómeno apocalíptico llamado revolución.

¿Cuál fue el primer proceso que ocurrió en Cuba en los primeros años de revolución?

Existe una ley física que se conoce como “el corrimiento al rojo, acercamiento hacia el rojo o desplazamiento hacia el rojo (en inglés: redshift)”, que ocurre cuando la radiación electromagnética, normalmente la luz visible, que se emite o refleja desde un objeto, es desplazada hacia el rojo al final del espectro electromagnético.

Ahí tienen la primera relación: En Cuba, o lo que queda de ella, exactamente en los primeros tiempos comenzó a ocurrir un desplazamiento paulatino hacia el color rojo, que culminó bruscamente con el anuncio público del carácter socialista-estalinista-comunista de la revolución cubana.

Durante este periodo de cambio, se manifestó además la veracidad del contenido de la primera ley de Newton. Para los que no son amantes de la Física o no recuerdan el significado de la primera ley del movimiento (dentro de los límites de la mecánica clásica); Todo cuerpo persevera en su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas externas que actúen sobre él.

Clarísimo: Fidel desde un inició se preocupó por eliminar todas esas fuerzas externas que pudieran provocar una aceleración y romper el estado de movimiento uniforme que imprimía a un pueblo que iba lenta y uniformemente desplazándose hacía el rojo.

Fidel, al igual que Newton, retomó la ley de la inercia de Galileo: la tendencia de un objeto en movimiento a continuar moviéndose en una línea recta, a menos que sufra la influencia de algo que le desvíe de su camino.

Todo coincide perfectamente: Fidel supuso que para que el pueblo no se le saliera del carril había que convertirlo en “Hombre nuevo” que moviera al país en la misma dirección que él quería que se moviera (insisto en el corrimiento hacia el rojo) y que además actuara como un carnero, lo cual significaba la eliminación de todo aquello que pudiera afectar a este estado de inmovilidad mental. Eliminó la religión, dividió a las familias, nacionalizó todo lo extranjero y expropio todos los negocios. A partir de ese momento, todo se movería inamoviblemente hacía el objetivo final; crear una cultura del castrismo. En otras palabras: Totalitarismo.

Y así es que el pueblo lleva 60 años moviéndose uniformemente (por inercia) sin que una fuerza externa cambie su cantidad de movimiento. Esto no es otra cosa que la segunda Ley de Newton, la cual nos dice de una manera muy clara: si sobre un sistema, la resultante de todas las fuerzas externas que actúan sobre él, es igual a cero, no habrá cambios en su cantidad de movimiento. En otras palabras: El cambio de movimiento es directamente proporcional a la resultante de todas las fuerzas externas aplicadas.

Para que se entienda mejor. Mientras no exista en Cuba, una fuerza externa que decida de una vez intervenir militarmente y sacar a la fuerza a esa dictadura, no habrá cambio de sistema, ni con dialogo, ni con pendejadas, ni con buena voluntad. Newton no se equivocó.

La única ley Newton no aplicable a Cuba, es la tercera Ley. Esa que nos dice que a toda acción corresponde una reacción igual pero de sentido contrario. Claro, no quiero decir con esto que la tercera ley no es válida, sino que Newton la concibió para sistemas inerciales sin la existencia del Hombre Nuevo… El hombre Nuevo, es el único ente físico al que le aplicas una acción, y no reacciona, porque para ese hombre nuevo, el tiempo está fuera de toda concepción clásica del tiempo…
Para el hombre nuevo, ese tiempo revolucionario (60 años) es infinitesimalmente tan corto que convierte en infinitamente largo el olvido.

No importa que te reprima, que no te deje ser libre, que se haya discriminado al homosexual, que se hayan hecho actos de repudio, que te hayan quitado los negocios y que no te dejen ni votar por el presidente que desees... mientras te de WiFi, y estés conectado gracias a toda esa tecnología telecomunicativa (en Fisica; electromagnetismo) tú no reaccionas y sigues haciendo lo que yo te diga...

A veces Newton solía equivocarse.

4 comentarios:

  1. Muy curioso punto de vista. Nunca se me hubiera ocurrido comparar el castrismo con la física, entre otras razones por falta de conocimientos físicos. Lo que sí había pensado es que "Castro" puede venir de "castrar".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Interesante manera de analizar un tiempo cambiante, el del hombre nuevo, en un país. La física, y perdona la broma, sin química acaba por no funcionar. Los tiempos son elásticos, así que ese hombre nuevo, tal vez no llegó a ser jamás.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Joder que lección de física para definir el régimen cubano; vaya talento compañero.

    Un abrazo Carlos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la clase magistral de física y sus derivaciones hacia la política cubana.

    Prefiero pensar que la solución cubana surja de la evolución del pensamiento de los cubanos que de una intervención exterior armada. No creo mucho en la pedagogía de la fuerza.

    Saludos

    ResponderEliminar

Si ya llegaste hasta aquí, comenta algo por favor. Tu opinión es muy importante para mí. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...