sábado, 19 de mayo de 2018

COMO CAMBIAN LOS TIEMPOS.



Quien le iba a decir a Edward Albert Christian George Andrew Patrick David, después conocido como duque de Windsor,  quien a sólo unos meses de iniciar su reinado, causó una crisis constitucional cuando le propuso matrimonio a la celebridad estadounidense y dos veces divorciada Wallis Simpson que hoy el hijo de la hija de su hermano, el principe Harry, se casaría con una actriz, cuando en su tiempo, los miembros de la dinastía Windsor, los primeros ministros del Reino Unido y sus dominios se opusieron a su matrimonio, argumentando que el pueblo nunca la aceptaría como reina. Eduardo sabía que el gobierno encabezado por el primer ministro británico Stanley Baldwin renunciaría si los planes de matrimonio seguían adelante, lo que obligaría a convocar nuevas elecciones generales y podría arruinar irremediablemente su condición de monarca constitucional, políticamente neutral. En lugar de renunciar a su amor por la señora Simpson, Eduardo decidió abdicar. Fue sucedido por su hermano menor, Alberto, que eligió usar el nombre de Jorge VI. Con un reinado de sólo 325 días, Eduardo fue uno de los monarcas de más corta duración en el trono en la historia del Reino Unido y nunca llegó a ser coronado.
Por eso hoy después de presenciar la boda le llamé por teléfono y esto fue lo que hablamos…
—Coño Carlito, que bueno que me hablaste, a ver si me ayudas a que se me baje este empingue que tengo… ¿Has visto cómo cambian los tiempos?
—No te enojes Lalo, es la evolución de la vida. Si ‘La Gaviota’ es la primera dama de México, ¿qué te asombra?
—Es verdad Charlie…pero pienso en mi pobre Wallis, no la bajaron de cabaretera y mira… a esta ni en su casa la conocen… pero bueno, me queda el consuelo que con dos o tres jaladas de pies que le demos en las noches, la nueva princesa se asuste, le pida el divorcio y se regrese para Yunaistes, se ponga a cantar reggaetón y nos deje en paz… porque si esto sigue como va, dentro de poco la familia de Camila va a querer un hueso en el reinado y eso, eso sí que no lo permitiré mi Charlie…
Y diciendo esto me colgó el teléfono… Unos minutos después me envió un whatsApps donde me decía —: Disculpa Charlie, pero me entró una llamada de Winston…, también anda empingao.

3 comentarios:

  1. Nuestro actual rey tuvo en su juventud una novia. No le dio sus bendiciones la Casa Real, porque los padres de la misma estaban divorciados. Pasado el tiempo conoció a otra chica, pero en este caso la divorciada era ella. Es nuestra actual reina.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, los tiempos cambian porque la monarquía, como institución yo creo que se ha quedado obsoleta, pero ya que existe, qué mejor que el tema de sangre azul quede relegado, ¿no?

    Buena crónica, imaginativa y muy actual. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es interesante lo que comentas, pero tendría que
    vivir en tu país para dar mi opinión acertada.
    Saludos desde Argentina

    ResponderEliminar

Si ya llegaste hasta aquí, comenta algo por favor. Tu opinión es muy importante para mí. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...