viernes, 5 de diciembre de 2014

A calvo ad calvum


― ¿Te consideras un despilfarrador?
― Ufff ― exclamó. ― En mis despilfarros superé la extravagancia de los más pródigos. Fui el creador de una nueva especie de baños, de manjares extraordinarios y de banquetes monstruosos; me enjuagaba con esencias unas veces calientes y otras frías, tragué perlas de muy alto precio disueltas en vinagre; hice servir a mis invitados, panes y manjares condimentados con oro. Durante muchos días arrojé a la muchedumbre, desde lo alto de la basílica, enormes cantidades de monedas pequeñas. Hice construir naves de diez filas de remos, con velas de diferentes colores y con la popa guarnecida con piedras preciosas. Para la edificación de mis palacios y casas de campo, no tuve en cuenta ninguna de las reglas y nada ambicionaba tanto como ejecutar lo que se consideraba irrealizable; construía diques en mar profundo y agitado; hice dividir las rocas más duras; elevé llanuras a la altura de las montañas y rebajé los montes a nivel de los llanos; hice todo esto con increíble rapidez, y castigando la lentitud con pena de muerte. Para decirlo de una vez, en menos de un año disipé los inmensos tesoros de mi antecesor.
En eso entró uno de los cuidadores del sanatorio con un perrito chihuahua en sus brazos.
El paciente entró en pánico al ver al perro. Se puso de pie y empezó a gritar que lo sacaran de la habitación o se llevaran al perro. Temblaba, sudaba, lloraba. Entre tres guardias de seguridad no podían controlarlo mientras gritaba a toda voz: Los mataré a todos, del primero al último.
―Es todo por hoy. ― dijo el doctor y dirigiéndose a un custodio le ordenó: ― ya pueden llevar al paciente a su celda.
El doctor se quedó pensativo y después de releer todos sus apuntes exclamó:

―No tengo la menor duda… Sí es Calígula.


Nota: 
«De calvo a calvo» (esta anécdota la cuenta Suetonio, según la cual un día, decidiendo quiénes de una fila de hombres habrían de ser castigados y llevados a las fieras, y observando que había dos en la fila que no tenían pelo, el primero y el último, ordenó las ejecuciones a calvo ad calvum, es decir, de calvo a calvos, frase proverbial que ha quedado con el significado de "todos, del primero al último").



20 comentarios:

  1. La reencarnación de Calígula en un sanatorio, qué imaginación tienes Carlos.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Utopia.
      Trato de jugar con las anecdotas... pero estoy seguro que podrían salir mejor.

      Abrazos
      Carlos

      Eliminar
  2. Jajaja que bueno, pues menos mal que tenía miedo de los perros y no rindió también cuenta de ellos. Aunque en ocasiones están peor los médicos que los pacientes. La nota de "calvo a calvo", ya la había visto por ahí; es más creo recordar que lo comenté hace tiempo atrás, cuando hice una entrada sobre los calvos. Un abrazo Carlos y buen fin de semana: Aquí el lunes es también festivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que despues que lo mataron, echaron su cuerpo a los perros, por eso el detalle de su miedo a los perros.

      Abrazos mi buen Rafa.

      Carlos

      Eliminar
  3. No habla escuchado esa frase, muy buena. Algo semejante a "todos coludos o todos rabones" je.


    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo por estilo Malque.
      Que se jodan todos jajaja

      besos
      Carlos

      Eliminar
  4. Muy buena la serie de relatos que se refieren a personajes históricos.
    Un abrazo, Calíg... digo Carlos... jajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja ahora sí que me dejaste callao jajajajaja

      abrazos Mirella.

      Carlos

      Eliminar
  5. No conocía esta anécdota...
    Este Calígula debería hacerse amigo de Terremoto Crazy.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro que serían cuatisimos, el uno para el otro.

      Abrazos Toro
      Carlos

      Eliminar
  6. Una recreación magnífica de la anécdota, Carlos.
    Por otra parte, es maravilloso saber de dónde provienen ciertas expresiones cultas, en muchos casos hasta contrarias a su sentido original.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, justamente me detuve a pensar en el significado de la expresión, y según cuenta la anecdota había una fila donde el primero y el ultimo eran calvos, y Caligula dijo... del calvo al calvo... y sé quedó el significado los mataré a todos.

      Abrazos mi estimado amigo HD
      Carlos

      Eliminar
  7. Bueno, imaginativo e instructivo.
    Gracias, Carlos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Menos mal que era Calígula y no Nerón. Imagínate lo terrible que sería después de dar el coñazo con sus poderes tener que oírle tocar la lira todo el día.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja no me lo quiero imaginar.

      Abrazos Dr.

      Carlos

      Eliminar
  9. No hay duda, eres un genio. Que buen relato y con las palabras justas. Los que escribimos, sabemos como cuesta lograr un buen texto sin explayarnos demasiado.

    Saludos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni te lo creas Maria Rosa, me he dado cuenta en estos dias que debo estudiar mucho antes de querer ser un buen escritor.

      Abrazos y Gracias

      carlos

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Gracias Paisano, Colega, amigo

      aquí estamos

      Carlos

      Eliminar

Si ya llegaste hasta aquí, comenta algo por favor. Tu opinión es muy importante para mí. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...