sábado, 10 de mayo de 2014

El Gran Premio.


Cinco años después de la entrada triunfal de Fidel a la Habana, frente al gran jurado, el escritor Bonifacio Paniagua de la Sierra, recordaba amargamente cada uno de los sucesos que lo habían hecho ascender al Olimpo de los héroes. Tumba la Burra, poblado de unos diez bohíos a lo máximo, y enclavado en lo más recóndito de la Sierra del Escambray, se engalanaba y sorprendía al mismo tiempo, con la noticia de que el ahora jefe del sector de policía del caserío,  al servicio de la revolución recién triunfada, subiera como la espuma de la noche a la mañana, sin algún antecedente conocido de ser un estudioso de las letras, y mucho menos de que supiera leer o escribir.

***

Cinco años bastaron para que culminara su obra. Ese día conocería la ciudad. La Habana, capital de la isla y que todavía rebosante de belleza conservaba el tenue maquillaje de lo que había sido en su época de esplendor. Bonifacio quedó tan enamorado de la Habana como quedaron en su tiempo, Charles “Lucky” Luciano y Meyer "The Little Man" Lansky, cuando se reunieron en aquel histórico encuentro de la mafia estadounidense y el Sindicato del crimen judío a finales de la década de los 40. Todos querían una tajada de aquel maravilloso pastel, del cual ya quedaba solo los olores. Pero aun así, las viejas paredes del Hotel Nacional conservaban la historia. Y allí, junto a todo el vendaval de arquitectura y años, estaba Bonifacio. Más asustado que alegre, y más nervioso que el día que decidió robarle al General Buenrostro aquel portafolio lleno de dinero y documentos que le habían confiado a su custodia.
Llegó a la habitación todo tembloroso. Tanto lujo no estaba concebido en la mente de un guajiro de monte adentro. Con miedo de no ensuciar nada, caminó sigilosamente hacia la cama, se dejó caer como cerdo en su chiquero y no tardó un tiempo más largo del que canta un gallo para quedarse completamente dormido. Parecía muerto. Parecía contento.  Al amanecer, estaría a las puertas de su gran día. El gran premio Casa de las Américas. ¿Sería suyo? Solo era cuestión de tiempo.

***

El Cementerio de Cristóbal Colón es una de las 21 necrópolis existentes en la ciudad de La Habana. Se dice que por su gran número de obras escultóricas y arquitectónicas, muchos especialistas lo sitúan como segundo de más importancia en el mundo, precedido solamente por el de Staglieno en Génova, Italia.
Ese fue el escenario al que sin saber cómo y a punto del amanecer, el botones Arcadio, había llevado a Bonifacio. Quería develarle un gran secreto que de hecho le había puesto la piel más erizada que la de un pollo sin plumas. Siguiendo sus indicaciones, se acomodaron en un rincón muy discreto desde el cual dominaban una buena visión del solitario cementerio. Se sentaron en silencio a observar tumbas y flores ya avejentadas por el tiempo. Arcadio parecía una estaca. No decía ni esta boca es mía y su rostro aparentaba el de un enfermo en fase terminal. Esto hizo que el asustado de Bonifacio, empezara a impacientarse.
−Esto está más muerto que los muertos que guarda.
−No comas ansias Bonifacio. Dicen por ahí que la paciencia es la madre de toda la ciencia. Observa bien. Mira cuanta quietud. Pero no por eso está muerto. Aquí yacen los recuerdos de miles y miles de personas. Todos sus misterios, sus sensaciones, sus ilusiones y frustraciones, lo que soñaron y lograron y lo que jamás pudieron alcanzar. Sus aventuras, las conquistas, los amores y también los desamores. Sus condenas cumplidas o por cumplir. Sus venganzas, las que consiguieron llevar a buen fin y las que aún esperan cumplirse. Todo cuanto puedas imaginar, está atrapado en todas estas lápidas.
Bonifacio tembló por un instante.
−Todavía no alcanzo a entender la vida, como para estar entendiendo a la muerte.
−Eso es justo lo que quiero mostrarte. Dentro de unas horas, saltarás del anonimato a la fama. − dijo esto mostrándole el libro que presentaría Bonifacio. − Esta es tu gran novela. No dudo ni tantito que ganes algún premio o hasta el gran premio.
Bonifacio tomó el libro en sus manos. Y para su gran sorpresa, en lugar de su nombre, tenía el de otro autor.
−Tú más que nadie sabes que esa novela no es de tu autoría,  porque si lo has olvidado, yo no, pero tú ni escribir bien sabes, y mucho menos leer. Pero eso no importa. El día que robaste aquel portafolio a mi padre, también te llevaste el manuscrito de esta historia que yo acababa de escribir. Estoy seguro que pensaste que era de él y que con su fusilamiento todo quedaría en el olvido. Pero no. Llevo años tratando de localizarte y hasta hace unos días me enteré por la prensa de este libro, de tu historia y del autor. Como podrás imaginar ya no puedo hacer nada. El tiempo conspiró en mi contra, además de que nadie me creería, dado que soy hijo de un ex militar que torturó, robó e hizo demasiado daño durante el gobierno de Batista y  que además fue tu jefe y compañero de andanzas. Creo que si este jurado y hasta la misma revolución a la que sirves hoy como esbirro, se enteraran que tú también torturaste y mataste a muchos por creer que eran revoltosos revolucionarios, este premio jamás te lo darían…, pero no solo eso, me imagino que perderás tu puesto de jefe del sector de Policía y hasta una buena celda esté ya preparada para recibirte. Pero tienes mucha suerte Bonifacio. Como la tuviste cuando triunfó esta porquería de revolución y te hiciste pasar por revolucionario y que no te agarraran los del movimiento 26 de julio. Tienes mucha suerte. Dentro de unos escasos minutos, develaré ante ti, que este gran secreto quedará también guardado en este silencioso cementerio. Y que como siempre, te saldrás con la tuya.
Y en efecto. Justamente cuando el reloj anunciaba las ocho de la mañana, entró al cementerio un cortejo fúnebre. Desde donde estaba, Bonifacio lo siguió con la vista. Todavía sostenía el libro en sus manos. Pero Arcadio no estaba a su lado. Esperó un rato y luego caminó lentamente hacia donde el nuevo habitante del cementerio ocuparía un espacio eterno. Un escaso grupo de mujeres lloraban, y una de más edad, que debía ser la madre del muerto, colocó las últimas flores sobre la tumba. Nadie habló ni para dedicarle una palabras de despedida. 
Muy pronto todo volvería a la inmensa calma, que era la mayor característica de aquel legendario cementerio. Fue entonces que Bonifacio se acercó a la tumba y pudo leer el mismo nombre que había leído hacía unos minutos en su libro. Arcadio Buenrostro (1930-1964)

***

Eran casi las nueves cuando el botones despertó a Bonifacio.
−Se le va a hacer tarde señor. Ya lo esperan en el vestíbulo del hotel.
Y ese día, cinco años después de la entrada triunfante de Fidel a La Habana, Bonifacio Paniagua de la Sierra, saltó del anonimato a la fama. Su novela fue un éxito rotundo. Aunque en Tumba la Burra, nadie supo jamás de aquel enigmático jefe del sector de policía, convertido de la noche a la mañana en escritor. Hay quien dice que se suicidó unos días después del gran premio porque no pudo con la fama. Pero la realidad es mucho más cruel. Hoy Bonifacio, a pesar de su avanzada edad, está ocupando un puesto de jerarquía en las altas esferas de la literatura cubana.



40 comentarios:

  1. Gracias una vez más por sus visitas. Después de un corto poema, retomamos el cuenta cuentos... Hoy con algo acabado de salir del horno. Una historia que puede ser real o ficticia. Eso queda a su consideración. El final es muy ambiguo y creo a mi modesto criterio que puede ser libre de cualquier interpretación y hasta de cualquier cambio. Precisamente por ser ficción. No más no me exijan que diga la verdad...

    abrazos para todos y para todas las madres en este día un cordial abrazo y muchas felicidades.

    Carlos

    ResponderEliminar
  2. !Hola,carlos!

    Tuvo un sueño premonitorio de la realidad de su acción. La conciencia vino a dejarle un mensaje que el no tomo en cuenta, pero al final le salió bien la jugada. Un relato fascinante, la parte del entierro es magnifica. Que bien has hilado la historia con ese final que nadie espera. Muchos besos.Gracias por la felicitación .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa conciencia que no nos deja en paz... cuando se hace algo malo. Pero como dices, le salió bien la jugada. Como le debe haber salido a muchos que han vivido del plagio o del talento de otros. Y que ocupan altos puestos de gobierno sin saber nada de lo que hacen.

      Pero... hay un dios jajajaja

      saludos
      Carlos

      Eliminar
  3. Siempre será un impostor.
    Y si tiene conciencia, cosa que dudo, no podrá vivir en paz.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mejor que se haya suicidado no crees?
      pero bueno así son las ficciones.

      Saludos y muchas gracias Toro

      carlos

      Eliminar
  4. ¿Puede haber algo más asqueroso que el plagio?
    Realidad, ficción o realidad ficcionada. Excelente relato en cualquier caso.
    Un abrazo, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chema, creo que no...

      Gracias por estar siempre

      abrazos
      carlos

      Eliminar
  5. Si, demasiado a menudo ocurre que un hijo de la gran puta es premiado por sus felonías, la vida es así de injusta... :(
    Lo he disfrutado, gracias. :)
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Genin
      Yo disfrute tambien tu carta y hasta la puse en mi muro del face... muy buena jajajaja

      salud amigo
      carlos

      Eliminar
  6. Estuve Carlos, y me gustó, si no me explayo en el comentario es por lo que te comento en "A lo cubano".
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya te contesté por allá... trata de ver la pelicula, puse el enlace
      Un fuerte abrazo y muchas gracias por pasar. Hasta hoy me di cuenta que esto de bloguer anda medio loco... me había borrado varios enlaces de los blogs que siempre leo y entre ellos estaba el tuyo, el de Bee, y algunos más... Ya está arreglado.

      abrazos fuertes
      carlos

      Eliminar
  7. Señalas muchos aspectos a destacar: la inmoralidad, el plagio, la subida al poder y eternizarse en él... Aún que sea ficción está lleno de realidad.
    En todo caso, muy bien escrito.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son las cosas que pasan por mi tierra. Todas tristemente inspiradoras para escribir un cuento, una novela o quien sabe...

      gracias por tu comentario y bienvenida U-topia

      saludos
      carlos

      Eliminar
  8. El plagio seguramente uno se lo puede perdonar. El apropiamiento no. Una historia posible sobre la fama, los inetreses políticos y esos nudos de mentiras entremedias verdades que en los cementerios acaban igualando a los cabos sin anudar y la verdades por honor.

    Un cordial saludo. Si voy a la Habana, de bien seguro recordaré este post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no dejes visitar el Hotel Nacional... sus paredes cuentan su historia
      abrazos
      carlos

      muchas gracias por ester siempre Albada2

      Eliminar
  9. Un placer leerte... es muy interesante.
    Tienes un premio en mi blog: Los caprichos de princesa.

    Beso.

    ResponderEliminar
  10. Qué pena me dan los abusos del poder en todas sus formas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es tipico en nuestras sociedades...

      saludos
      carlos

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Oh Paisana, qué sorpresa verte por acá?
      como andan los aires por allá.
      Besos
      carlos

      Eliminar
  12. Hállese donde se halle, al embustero la conciencia no lo dejará tranquilo nunca jamás.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente hay algunos que ni conciencia tienen
      Abrazos

      Carlos

      Eliminar
  13. No creo que quien plagia tenga conciencia ni tan siquiera se sienta mal por ello.
    Así que a vivir de su fechoría, como tantos más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que él que plagia es porque no tiene conocimiento ni talento para más. Otra cosa es que uno saque sus propias conclusiones al respecto, pero sino aporta nada nuevo de su parte, y lo que hace es dar vueltas pero sin sacarle punta al que parió la idea, para mí es un catamañanas.

    Un abrazo Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es correcto mi Rafa. Este personaje tiene algo no tan malo, pero la vida le tendió una trampa... y no recapacitó

      Abrazos
      Carlos

      Eliminar
  15. Excelente descripción de la realidad, no solo de tu país sino el de muchos. El plagio es una de las cosas que se da más a menudo y en el cual la mayoría logra su objetivo como lo hizo Bonifacio. Lo del cementerio es muy bueno, que mejor lugar para guardar secretos aunque tal vez si el botones no hubiera muerto Bonifacio no habría ido a la presentación. La parte de mayor ficción es la de su conciencia, creo que poca gente la tiene y más la que se encuentra en el poder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. has reflejado lo que estuvo en mi mente mientras escribía este relato. Una especie de culpa, pero sin culpa...

      saludos y gracias
      Carlos

      Eliminar
  16. Es un pena pasar por aquí y leer esta porquería. Tú te fuiste de Cuba por cobarde y por traidor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DE TODAS FORMAS GRACIAS POR LEERLO.

      SALUDOS
      CARLOS

      Eliminar
  17. El pirateaje de obra a tope : ( , con tu magistral relato. El cementerio Colón está lleno de secretos... Ah! el Nacional, las mejores puestas del sol de todo el mundo desde los jardines de la parte posterior! Fijate que anoche tuve un sueño a partir del perfume Coral Negro, que me fascina.
    Besos mi buen amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el Nacional algo maravilloso. De joven me gustaba mucho ir al Parasien... o al Pico Blanco ( de otro hotel) ahí me deleitaba con Sergio Mendez y Cesar Portillo... en vivo y a todo color.

      Abrazos
      carlos

      Eliminar
  18. Como siempre, un placer volver por tu casa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Estupendo texto, con muchas capas superpuestas y una mirada quizás algo cínica a Cien Años de Soledad y al santo mártir de la iglesia literaria, Gabriel García Márquez al que todos los amigos, que ahora le han salido como hongos, han dado por llamar Gabo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Dr. Krapp. Un gusto tenerlo por acá. Me has hecho sonreír con la mirada cínica a 100 años de soledad. Estuve tentado a poner que se había ganado un Nobel de literatura, pero me aguanté. Siempre me he preguntado como García Márquez podía llevar una amistad con Fidel. Para mí siempre ha sido una contracción que no me hace conjugar su actuar con sus obras. Y sí hay algo de eso en este texto. Entre Macondo y Cuba no debe haber muchas diferencias.
      Gracias Dr.

      saludos
      Carlos

      Eliminar
  20. De estos impostores esta lleno el mundo para nuestra desgracia.


    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Luces un cuento de gala y demuestra que en realidad no es posible disfrutar lo que no se ganó auténticamente. Un excelso de las letras es más que premios y alabanzas, vale más lo que contiene y encarna.
    La política oficial enriquece a tipejos, pero no les otorga clase. SIGUE CON EL ASCENSO.

    ResponderEliminar

Si ya llegaste hasta aquí, comenta algo por favor. Tu opinión es muy importante para mí. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...