viernes, 28 de marzo de 2014

Confesiones de un Presidiario


Lo vi llegar y dejarme la comida por debajo de la puerta. Creo que era su primer día de trabajo y debe haberse extrañado mucho de ver que yo era vegetariano. ―Increíble ― dijo en voz alta. Y sí, me volví vegetariano después que...

***
La conocí un día en el bosque y no puedo quejarme porque desde ese día me volví famoso. Pasé del anonimato a ser un despiadado personaje y hoy cumplo cadena perpetua porque nadie ha querido escuchar mi versión de los hechos.
Es cierto que me encantaba la carne y sobre todo la humana. Pero de ahí a decir la cantidad de cosas que se han dicho de mí, sin darme ni tan siquiera el beneficio de la duda, creo que no es justo.
Soy una víctima más de todo un mecanismo legal y despiadado que se dice justo, pero que no ha tenido ni piedad ni justeza conmigo. Ni un abogado, ni derecho a réplica, ni tan siquiera el mejor de los tratos. Todos le creyeron más a Charles… Pinche Charles se dedicó a contar a su manera la historia. Y Yo, ni la engañé, ni le di falsas pistas, ni abusé de ella. Todo fue lo contrario.
Ella llegó a mí, mientras yo disfrutaba de una buena siesta recostado a ese viejo roble. Sin yo decirle nada, ella empezó a coquetearme.
― ¿Qué haces aquí solito guapo?
― Descansando. ¿Es que acaso no ves bien?
―Es que todos dicen que eres muy malo. Yo no te tengo miedo. ―Y diciendo esto se acercó a mí y empezó a acariciarme el pelo y no les cuento más porque no quiero gastar energías en convertir esta confesión en algo erótico. Pero solo les diré que fue tanta mi excitación, y por supuesto la de ella que… Para que describir lo que hicimos en la alfombra de pasto, si basta con resumir que le bese hasta la sombra, y un poco más... (Perdón Arjona pero se me hizo muy adecuada esta poética) Y desde ahí me enamoré perdidamente de ella.
Y así todos los días llegaba a la misma hora y repetíamos nuestras escenas de sexo, unas veces tierno, unas más pasionales y otras casi brutales… hasta que un día salió embarazada y armó un pancho que me desconcertó por completo.
Corrí bosque adentro y llegué a aquella casa del bosque y les juro que fue mi último instinto por comer carne humana. Fue cuando me comí a la madre de su madre. No sé si por venganza, por miedo, por instinto… pero me la comí. Me acosté en aquella vieja cama y la esperé…
Y ya ustedes saben lo demás. Es su versión, es su historia y su palabra contra la mía. Y hasta los días de hoy sigo encerrado en una jaula, mal oliente, mal atendido y con la desgracia infinita que Perrault murió en 1703 y nadie se ha animado a escribir mi verdad.

Soy un lobo feroz, pero no abusé de Caperucita Roja… Y sí, me volví vegetariano después que me enamoré perdidamente de ella. 

45 comentarios:

  1. Y sigo en esta saga de criminales seriados... Dexter me tiene fuera de mis casillas.
    Gracias a todos por los comentarios en el post anterior.
    Abrazos y buen fin de semana.
    Carlos

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti conocemos la otra parte de la historia, je.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre tú y yo...esta me la contó el lobo.

      Saludos
      Carlos

      Eliminar
  3. No se...
    La carne de la abuela debía de estar muy dura... :)
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, sin dudas. Hasta mala digestión le dio al Lobo... comer sano es lo más indicado para un lobo tan sarcástico y eterno.

      Salud.
      Carlos

      Eliminar
  4. Entiendo que se hiciese vegetariano!
    Que incomprendido, ¡pobre!
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre Lobo, Marinel... te imaginas la ultima carne que comió, dura, seca y añejada GUACALA JAJAJAJAJA

      saludos
      carlos

      Eliminar
  5. Ni la de Perrault, ni la de los hermanos Grimm. Me parece mucho más coherente e interesante tu versión.
    Un abrazo, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que está en el surrealismo magico. Un lobo eterno, como el propio cuento.
      Abrazos amigo
      carlos

      Eliminar
  6. Ya sabía yo que el cuento no explicaba toda la verdad.
    Ahora lo entiendo bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja lo mismo que le dije a Jon, Cuantas habrá... pos es una entre tantas.

      saludos Toro
      Carlos

      Eliminar
  7. Interesante versión del lobo... Ahora cada uno decide cual se cree.
    Yo también acabé escribiendo relatos de asesinos cuando estaba viendo Dexter, es lo que tiene.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuantas versiones habrá... Siempre he dicho que en este mundo de los relatos infantiles se ocultan mensajes subliminales... este cuento es un ejemplo de ello.
      Un abrazo
      Carlos

      Eliminar
  8. Qué casualidad, ayer mismo escribí sobre el cuento este :)

    Lo peor que le puede pasar a un asesino es enamorarse de la víctima, sobre todo después de haberse comido a la abuela, hay mucho rencor en este mundo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja no lo dudes... Creo que peor la debe estar pasando Dexter después que encuentra a su esposa en la bañera y a su hijo en medio del charco de sangre. Uyyyy mentes diabolicas como la de este Lobo.
      Abrazos
      carlos

      PD espero leer tu versión de este cuento.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Bienvenido La sonrisa de Hiperión.
      Saludos
      Carlos

      Eliminar
  10. Yo sabía que esa niña escondía algo... Tan inocente que parecía. Tremenda traidora! Una versión diferente y entretenida. Me gusta cuando experimentas, Carlos. Vamos por más. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa niña era algo seria. Por mis tierras una vez la llamaron "La Caperputita Roja" jajaja en esa versión reunió a algunas princesas y protagonistas de cuentos infantiles y abrieron un burdel en Miami. jajajajaja.
      Gracias Bee.
      un abrazo
      Carlos

      Eliminar
  11. No volveré a ver al Lobo Feroz con los mismos ojos... Pobrecillo. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJA es inocente jajajaa
      gracias Alter...
      carlos

      Eliminar
  12. Ves tú? Por algo me caía mejor el lobo.... Más simpático.... Más golfillo.....la otra tonta de la Caperucita era demasiado ñoña.


    Muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja sí, muy mustia la niña.
      saludos Yeste y gracias
      Carlos

      Eliminar
  13. Esta saga es terrible y bueno cada cual con sus gustos...

    Muy bueno, te felicito.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja ya se acabó jajajaja
      gracias mariarosa
      saludos
      carlos

      Eliminar
  14. Pobre lobo!!!. Con su pelambre y su tripa como un tambor, ya eran ganas de dejarse molestar. Si es que las niñas pavas, y más si van de rojo, son una fuente de conflicto, seguro.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja no te quepa dudas jajajajaja
      Y como dices Pobre Lobo.
      saludos
      Carlos

      Eliminar
  15. ¡Me ha encantado! Que bueno.
    Y es que cada historia tiene dos versiones...ó más :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dolega... yo creo que más jajajaja
      Abrazos
      carlos

      Eliminar
  16. Siempre hemos conocido la versión de ella... gracias por compartir la versión de él, jejeje. Excelente!!!
    Abrazos Carlos.

    ResponderEliminar
  17. Nunca se supo el punto de vista del Lobo de la historia, acá lo conocemos gracias a Carlos, que se encargó de una investigación exhaustiva. I
    magino que habrás ido a entrevistarlo para que te diese su versión... jajaja...
    Abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente fue muy complicado... pero gracias a repartir un poco de dinero por todos lados pude hacerle un entrevista al lobo jajajaja Pobre, no sabes por cuanto ha pasado... desde volverse vegetariano hasta que lo hayan violado en la carcel pero eso no quise ponerlo en la historia... jajajaja

      abrazos
      carlos

      Eliminar
  18. Esta versión del cuento me ha gustado más que la original, de todas maneras el lobo es el malo del paseo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no tuvo derecho a un buen abogado

      Abrazos Rafael
      Carlos

      Eliminar
  19. Precioso, precioso. Me has hecho empatizar con el lobo y he sentido el eco de la canción de Gurruchaga: "Hola mi amor, yo soy tu lobo" Se impone un juicio público para liberarlo de los cargos y restituir su honorabilidad durante tantos años dañada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo...ahora mismo llamo a Derechos Humanos jajajajaja
      saludos
      carlos

      Eliminar
  20. Hasta ahora lo que nos habían contado del lobo eran menudencias.

    Un abrazo Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el malinchismo y el amarillismo de la prensa.
      Pobre Lobo.

      un abrazo Rafa

      Eliminar
  21. Bien, bien, ya veo que aquí cada uno cuenta la versión del cuento según se sienta identificado con cada personaje...

    No está mal esta versión, pobre lobo...jeje

    ResponderEliminar
  22. Jajajaja, buenísima esta versión del cuento. Biquiños!

    ResponderEliminar
  23. Casi siempre se ajustician al lobo sin permitirle la defensa. Te quedó buenísimo, aquí y en China Taipei. Ah! y primera vez que algo de Arjona sirve.
    Besos de anís estrellado.
    p.d. Alguien me robó mi coment en el anterior... híjole! ya no se puede confiar ni por blog, que n o falta quien se fache algo, jajaja.

    ResponderEliminar
  24. Pieza ideal para una novela negra, felicitaciones.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Si ya llegaste hasta aquí, comenta algo por favor. Tu opinión es muy importante para mí. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...