miércoles, 31 de julio de 2013

7 Pecados y un Hijo de Puta.


Fue un día del penúltimo mes del año 1959, cuando la isla se engalanó para recibirlos. Tres de la madrugada, llovía a cantaros y las olas dibujaban el comienzo de una catástrofe anunciada.
―Ante situaciones extremas, acciones extremas. ― dijo alguien con voz de jefe, mientras le pasaba los binoculares a quien lo acompañaba en lo alto de aquel viejo faro que hacía más de diez años no funcionaba.
― Estás loco. ¿Qué vamos a hacer con ellos?
― Pareces novato Rulo. No haremos nada. Ellos mismos se encargarán de todo. Pasemos una mirada rápida y dirás si tengo o no tengo razón…
Y terminando la frase sacó un papel para recordarse de los nombres…
― El primero es Pascual. Un tipo que está tan enamorado de sí mismo que ha llegado a creerse que es el mismísimo Dios. Claro está, que aún siendo yo creyente, jamás se me ocurría creer en un Dios así. Ni amarrado por los huevos. Por suerte, no es un ser supremo… pero de lo que sí estoy seguro es que cuando alguno de sus compañeros suelte la primera estupidez, ese tipo se lo come vivo… ¿qué puedes pensar de una persona que nunca ha podido sostener una relación ni de pareja ni de amistad porque se cree que es mejor que lo demás? y además, está seguro que es el mejor en todo, nunca se equivoca, siempre tiene la razón, lo sabe todo, que no necesita de la ayuda de nadie, que todo el mundo es un imbécil, claro, menos él. Es todo una fichita… Rulo necesito que lo sigas de muy cerca.
Rulo sonrió.
― Le sigue Juana… ¡qué hembra! Hace 15 horas de ejercicio todos los días… pero no en el gimnasio Rulo… No. Para esa guerrera no existe mortal alguno que le contenga su apetito sexual… Creo que tendrá en los otros seis, un alivio para su incontinencia, aunque dudo que de entre ellos pueda existir el indicado. Y aunque lleva 10 años de casada, la Juana tiene más horas de sexo con externos que con su propio esposo. Para ella no existirá jamás algo más casto que el sexo y ningún cinturón de castidad tan apropiado como el pene de alguno de sus clientes. Por ella han pasado, primos, hermanos, tías, vecinos  hasta se cuenta por las malas lenguas que hasta el cura de San Quintín, le ha bendecido su agraciada panocha. Pero el pobre de Agapito, así se llama con el que firmó el dichoso papel ante el cura, dice que a su mujer lo que le tienen es envidia y por eso hablan tan mal de ella por todas partes... aunque para el no sea un secreto, que vive gracias a que los casi 5000 hombres que habitan en San Quintín, han sido clientes de su esposa, mientras él se la pasa en su total pereza.
El jefe prendió un puro de la vitola más larga mientras observaba a las siete personas descender de la embarcación y caminar lentamente por el muelle.
― El tercero es un caso perdido. Dudo mucho que pueda sobrevivir a este régimen al cual se va a someter a partir de ahora. Ese peso que porta no es por gusto mi buen Rulo… El tipo se jama más de diez barras de pan con lechón, se toma entre ocho y doce litros de refresco de cola, se come un cake de tres leches todos los días y para rematar, se levanta en las noches a comer galletitas dulces y un litro de leche con mucha azúcar. Su apetito es algo que sobrepasa los límites normales. Con sus 180 kilos de peso, ya sus niveles de testosterona andan por el piso. Es candidato a diabetes, tiene problemas cardiacos y estoy casi convencido que la primera que se lo va a linchar sería la Juana,  cuando quiera trepársele encima y no le encuentre el aparato al gordinflón de Dionisio. Para el joven Dio, como cariñosamente le llama su abuelita,  no hay placer mejor que el de comer sin límites. Veremos que hace…
― Es todo un circo lo que se ha traído señor…
― Yo diría un buen rebaño, mi querido Rulo… ¿Quién le sigue? Ah… ya. Ufff qué espécimen… Para Mis Rubí, el tener y tener y tener es su mejor placer. Hasta el nombre le hace honor. Lo de ella es eso. El lujo, las joyas, las cosas caras, los autos, el yate, el avión… Pobre de Don Rabiño, le ha sacado todo el dinero que tenía el señor. Y mira que ese isleño trabajó como animal para construir su emporio azucarero cuando llegó a Cuba. Pero como dice el dicho… Nadie sabe para quien trabaja y una rayita bien peluda y dos pelotas redonditas en el pecho, jalan más que dos bueyes a una carreta. A esta mujer… ― pensó mientras aspiraba una fumada del largo puro. ― También me la sigues de muy cerca. No te pierdas ni una sola de sus reacciones.
―¿Quién le sigue? ―preguntó Rulo.
― Le sigue el personaje más importante para mí. Se pasa la vida en una tristeza enorme, porque sufre cada éxito de los demás y por el contrario se siente super alegre cuando a otro le va mal. Para ella lo más importante es lo que hace y lo que tiene el de junto. Le da coraje que su amiga fulanita ni dieta hace y está hecha un cromo, le da gusto que al condenado de su compadre, que tan mula se ha portado con su hermano, se le mueran unas vaquitas... en fin, me interesa mucho esta Doña Hipólita.   
― ¿La encierro sola?
― Ufff Rulo, tú no aprendes… aquí no se trata de encerrar a nadie. ¿Cuándo serás un tipo normal?
― Ok, ok, discúlpame jefe…
― Con el siguiente personaje hice una excepción… es el esposo de La Juana… Agapito necesita estar junto a su mujer aunque ella lo engañe, porque el tipo es un holgazán y toda la vida ha vivido del dinero que ella gana entregando sus nalguitas. Quiero ver qué pasa con él ahora… O La Juana lo entra en cintura u otro gallo va a cantar. Te advierto que se pasa todo el día durmiendo, que no hace lo que tienes que hacer y para colmo del descaro le ha declarado abiertamente a su gente que a él no le gusta el trabajo. Ahí te lo encargo Rulo. Tú para eso eres muy bueno.
― ¿Y el último?
―Es el más peligroso. El tipo es violento y se enoja sin medidas. Tiene excesivos deseos de venganza, grita, se pone rojo cuando algo lo molesta y arma un drama de cualquier cosa sin importancia. Se pasa el día peleándose con los demás. Y ha estado preso en dos ocasiones.
― Pues a trabajar… ya están todos en la casa.
― Bien Rulo, mi trabajo termina en este instante. Me regreso a la Habana. Estos hombres quedan bajo tu mando, pero no cometas el error de que te vayan a ver. Son siete hombres cuyos dones están en cada uno de los pecados capitales. Siete hombres que tendrán que sobrevivir a este experimento, en esta isla totalmente sola y casi sin recursos. Lo único que van a tener es una total incertidumbre de qué será lo que pasará en cada segundo de sus vidas aquí. De más está decirte que de estos resultados depende mucho el futuro de un país. Lo dejo todo en tus manos.

Y el jefe, puro en mano, descendió del viejo faro y se dirigió hacia el helicóptero que lo esperaba. 

La catástrofe estaba a punto de empezar.

***

Y pasó el tiempo, como todo pasa en la vida, y un día, del cuarto mes del año 1961, el jefe regresó a verificar su experimento. Se encerró con su hermano en la oficina secreta y al terminar el segundo día, después de haber analizado a cada uno de sus personajes, el gran jefe empezó a sacar sus conclusiones.
― El primero es Pascual. Este es el modelo de hombre que necesitamos formar en cada uno de nuestros dirigentes de la revolución. Un tipo sin escrúpulos, enamorado de sí mismo y que llegue a creerse que es el mismísimo Dios. Claro, he ahí la cosa chico. Nuestros dirigente serán una especie de Dios y a partir de ahora rompemos con la iglesia católica y todo aquel que entre a la iglesia y practique la religión será tachado de contrarrevolucionario. Nuestros dirigentes tienen que operar bajo la más estricta consigna. “Si no piensas como yo, estás en mi contra” y así adoctrinaremos a las masas. Un dirigente a quien no le importe el de abajo… y que solo se deba a nosotros. ¿Está claro?
―Perfecto…
― Juana nos enseñó que se puede ser puta y lujuriosa sin cobrar… así que de ahora en lo adelante, se elimina la prostitución en el país. Y quiero que te quede claro, no solo la prostitución… el cambio en su conducta va mucho más allá. El hombre puede trabajar sin ganar salarios ostentosos, sin tener negocios propios y todos van a trabajar para el bien de todos.
― Esto va a estallar…
― Tú déjamelo a mí… a partir de ahora será un socialismo puro… O no aprendiste del gordinflón. Ese hombre ha bajado más de 80 kilos tomando agua y comiendo los vegetales que se ha encontrado. Implantaremos la libreta de abastecimiento hermano, y a partir de ahora se comerá lo que nosotros le asignemos a los compatriotas… ya basta de despilfarro… 3 libras de azúcar, 6 de arroz, un cuarto de aceite, un cuarto de pan… Ya no queremos gordos en Cuba… Seremos un país sano y bien nutrido.
El jefe prendió su habitual puro…
―Esto ha sido un éxito hermanito… Ahí tienes el caso de Rubí… ha aprendido a vivir sin lujos, sin excesos, sin cosas materiales… Esto me enseña algo importante. A partir de ahora, nacionalizamos todo, la banca, los comercios, los hospitales, las industrias. Ahora todo será de todos y no de uno solo. Fuera la propiedad privada y el lujo de nuestra tierra.
― Nos quedan los casos más críticos. La envidia, la ira y la pereza. ―dijo Rulo.
―Qué tonto eres chico… eso es lo más importante para la manipulación de las masas… La envidia es nuestra arma. Hagamos algo que se llamará C.D.R. (comité de defensa de la revolución). Esto funciona solo con la envidia. Necesito que el vecino sufra cuando el de su lado triunfe. Con eso lo echará para’lante mi hermano y lo controlaremos todo… ¿Me entiendes?
― … Pero y la ira y la pereza.
― La ira la usaremos para exacerbar a las masas contra el imperio Yanqui y la pereza para dominarlos a nuestro antojo. Ya se me ocurrirá hacer algo contra los vagos… llegado el momento los recogemos a todos y los metemos a trabajo forzado.
― Eres un genio Fidel… ¿pero no será esto un pecado?
― Como crees mi hermano…

Y así, después de este experimento funesto, Fidel declara el carácter socialista de la revolución cubana, aunque de los siete pecadores, encerrados en aquella apartada isla, jamás se supo su destino. Unos piensan que están gobernando en las altas cúpulas del poder, otros dicen que los fusilaron por traición a la patria. 

martes, 23 de julio de 2013

Placeres nocturnos.

Todos los días llega a la misma hora en su moto y cuando se quita el casco, las chicas tiemblan. Es la hora de la recolección de la lana.
―Llegó el ruso ― murmuraban y una a una se acercaba a darle su pago. Cada una tiene que darle $5,000 pesos.
Al llegar Vilma, una cubana de 22 años, El Ruso revienta en cólera.
― Ya llevas tres semanas sin pagar la cuota completa. ¿Qué está pasando contigo?
― No te pongas así Serguei, la cosa está difícil, cada día somos más en esta zona y los clientes están muy escasos.
―Sabes que eso a mí no importa. Gracias a mí estás legal en el país, así que o pagas o sabes lo que te puede pasar.
Serguei, El Ruso, como lo llaman en el medio, es la maldad encarnada en un cuerpo caucásico y totalmente, marcado desde el pecho hasta las piernas.  Aunque se ha pintado el cabello lo más obscuro posible, no hay forma de borrar sus rasgos ni suavizar la mirada de su rostro. Una mirada demencial. Cuando se enoja, sus ojos se vuelven hornillas encendidas y arrasa con todo a su paso.
― ¿Sabes qué? Súbete. ― le ordenó a la chica. ―ya estuvo bueno.

Y ese fue el último día que la vieron con vida...

***

―Cuando supe lo que le pasó a mi “paisana”, saqué mis ahorros, todo y trabajé duro para comprar mi libertad. El Ruso me dio chance sólo porque ya estoy vieja y no soy la misma que antes... tengo 27 años. ― Dijo Niurka mientras se sentaba frente al Comandante Ramirez.
― Y qué fue lo que le sucedió a Vilma.
Niurka tragó saliva y bajó la cabeza…
A su mente vinieron las imágenes. Un tigre que ruge con fuerza, y se pasea hambriento en su jaula esperando a la próxima chica que por no pagar su renta diaria, le servirá de bocado.


sábado, 20 de julio de 2013

La lluvia


Hace un poquito más de tres años,  7 de junio del 2010… Parece que fue ayer.

Esa noche llovía y esa lluvia que nos provocaba depresiones funestas, esa noche se convirtió en nuestro amuleto… y así salió este poema.

LA LLUVIA.

Anoche la lluvia fue el único testigo y
sus tibias gotas prepararon el momento…

y se llevó lo feo,
borró fantasmas,
desbancó a los dioses,
mutiló a los brujos.

y dejó la dicha
y en cada gramo de vapor
que desde ella salía...
embriagaba nuestros cuerpos con lujuria.

Anoche el rey tomó su trono,
la reina se sintió como reina,

y universo acomodó una cosa más en su lugar.


martes, 9 de julio de 2013

¿Será realmente un crimen?

Hoy quiero hacer una pequeña reflexión sobre un tema que siempre me ha movido. Y es justamente la palabra “Aborto” la que será objeto de este análisis.
Me recuerdo hace muchos años cuando llegué a México, me sorprendió mucho el hecho de que el aborto estuviera prohibido. Y no porque esté a favor o en contra de ese evento (tan polémico), pero para mí que venía de Cuba, lugar en donde se llegaba a maternidad y se preguntaba quién era el último de la fila y esperar el turno para hacerse una interrupción de embarazo, se me hizo realmente contrastante. Claro está que muy pronto comprendí la razón. En Cuba, el gobierno se había peleado con la iglesia católica y pues desde niño siempre se me prohibió entrar a una iglesia porque según Castro, el ser católico, era sinónimo de ser contrarrevolucionario, y fue la causa por la que nunca me familiaricé con las posiciones contrarias al aborto que tenían los sacerdotes, el Papa y todo sus seguidores.
Decía que lo entendí, pero hay cosas que me siguen dando vuelta en la cabeza. El hecho de vincular al aborto con un asesinato, se me hace muy fuerte. Pero así lo tratan y eso es precisamente lo que me tiene preocupado, y díganme ustedes que se puede hacer antes estas cosas:
Por ejemplo, si La píldora del día siguiente ya es un aborto. Entonces…
¿La masturbación es un suicido? Imagínense cuantos miles de espermatozoides hemos echado por el caño. Hasta en la playa. No manchen, ¿cuántos habremos ahogado? Pero eso no es todo…
A las que les gusta practicar el sexo oral entonces… ¿Catalogarán El sexo oral como canibalismo? Cuantos espermatozoides se han tragado prevenientes de nuestros miembros… Diganme, qué hacemos al respecto…   
¿Y qué decir del preservativo…. Será homicidio por asfixia mecánica?
¿Y el sexo anal es mandar a tu hijo a la mismísima mierda?
Señores del vaticano, ya no le chingen… por favor quiten lo del celibato y usen el aparato porque así se darán cuenta que no se puede etiquetar a las personas porque quieran o no tener un hijo.
Un saludo.
El confundido. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...