lunes, 2 de diciembre de 2013

El matiz viene después...

Hoy me pasó algo muy singular y lo digo con toda propiedad porque precisamente me tocó acompañar al piso 10 a dos parejas, digamos que normales, que a todas luces representaban a cuatro tortolos felizmente enamorados. Eran exactamente las dos de la tarde y el aire acondicionado interno del hotel estaba a todo lo que daba. Creo que ese contraste entre el calor que hacía afuera y el rico murmullo de esa forzada brisa que por momentos nos hacía temblar, nos impregnaron de una sensación verdaderamente mágica.
En ese momento empezaba una nueva canción…
Nada tienen de especial/dos mujeres que se dan la mano/ el matiz viene después/ cuando lo hacen por debajo del mantel…
Yo desde una esquina del elevador lo observaba todo sin chistar.
Ellas, desde sus respectivas posiciones y abrazadas de sus novios, se miraron y soltaron una sonrisa. Creo que jugaban desde sus mentes. La canción siguió y obviando a los tres hombres presentes, desinhibidas y como si no tuvieran nada que perder, estiraron sus manos y con ello vino el contacto del resto de su piel. Sus tolerantes novios se pusieron a ambos lados de mí y ellas avanzaron una hacía la otra. Aquí todo era diferente, aquí no había amor por ocultar, ni disfrazado de amistad. Y al encenderse el número 3, ellas entablaron un duelo, volando sobre el suelo, ojos en los ojos, boca sobre boca, mujer contra mujer…
Ellos, se veían felices. Disfrutaban cada segundo del “lesbian show” que representaban sus parejas, sin pensar si estaba o no muy bien, sin importarles ni un carajo mi presencia y sin saber que al fin y al cabo yo soy de los que pienso que por demás, el sexo es de cada quien.
Al llegar al piso 5, las dos amantes con o sin amor, se quitaron sus blusas y cuatro palomas volaron chocando contra el fuego que irradiaban sus entrañas.
En ese momento uno de ellos, el de mi derecha, como si algo extraño se hubiera apoderado de él, se quitó su mascara externa y emergió tal como era desde lo más profundo de su ser. Y con un amaneramiento total exclamó dirigiéndose al de mi izquierda.
― Papi, yo no soy de piedra.
Y ante mis ojos espantados y queriéndose salir de sus lugares, lo jaló del brazo y lo atrajo hacía sí, sumergiéndose en un apasionado beso.
El elevador, en un abrir y cerrar de ojos,  se había convertido en un universo de pasiones en donde yo era el único ser que aparentaba no estar excitado ante tanto fuego que emanaban sus cuerpos...
― Alto ― grité despavorido mientras mi dedo índice apretaba el número 7.
El elevador se detuvo y la puerta se abrió.
― Tengo que confesarles que no puedo más y hasta aquí llego. ― Y me salí corriendo…

Ahora, en la tranquilidad de mi recámara, me doy cuenta que fui un estúpido intolerante y que aquellos cuatros jóvenes deben haber pensando horrores de mí. Ojalá y no hayan imaginado lo que hice después de salir del elevador mientras la bella imagen de aquellas dos mujeres, volando a ras de suelo, no se me quitaba de la mente…

Fragmento de Cuentos del Chebo Ludo...

34 comentarios:

  1. Y sigo sacando del Cajón...
    gracias a todos por los comentarios en el post anterior...
    Carlos

    ResponderEliminar
  2. GUAUUUUUUUUUUUUUU!! en los ascensores que yo me subo no pasa esoooo !! jajajajajaja qué bueno!!
    Quién detiene palomas al vuelo... volando a ras del suelo... nanananana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja el pobre chebo se quedó sin hablas pero bien cargado jajajaja
      Carlos

      Eliminar
  3. Wawww....!!

    Que temita y a pesar que puede asombrar a más de una pacata (yo) es natural en este mudo que vivimos.

    muy buen relato.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué bueno que te gustó Maria...
      muchas gracias
      Carlos

      Eliminar
  4. Qué bolú, el Chebo... quizás hasta lo hubieran integrado en un quinteto.
    Me hiciste reír, Carlos, que nunca está de más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pos prefirió ir corriendo al baño jajajaj creo que al chebo le pasó como a todos los hombres... mientras estuvieron las minas todo bien, pero cuando empezaron los novios, se dijo ay caray mejor me voy jajajaja
      Abrazos
      carlos

      Eliminar
  5. Al Chebo le pasa de todo... Creo que fue una experiencia demasiado intensa para él. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto... fue la idea de este elevador subiendo y bajando...
      captar historias urbanas y menos urbanas jajajajaja
      Abrazos
      carlos

      Eliminar
  6. Pero que estás sacando conejos de la galera!!! Y lo bien que haces. Me gusta cuando dejas que tu imaginación vuele (a mí me cuesta mucho) y salen textos como este. Y no te preocupes por el impasse, ya volverá la musa y estarás andando otra vez.
    Abrazo fuerte, Carlitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bee... Espero que así sea.
      Abrazos
      Carlos

      Eliminar
  7. Toqueteo y manoseo entre titis, jajaja pues no está nada mal. Y si se presencia a disfrutar del espectáculo. Yo creo que si los ascensores hablasen la de cosas que nos contarían. Aunque ojo, que en algunos te pueden ver por las camaritas.

    Un abrazo Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja yo creo que sí... inmaginate cuantas historias se sabrían.
      Abrazos amigo.
      carlos

      Eliminar
  8. Pero mira que te dan morbo las lesbianas, eh, Carlitos? jajajaja... Buen relato, muy bueno y ardiente. Espero sugerencias, por favor, en Subcons...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, no es morbo, más bien es la sensualidad que emanan...
      Saludos
      carlos

      Eliminar
  9. Vaya... nuevos protagonistas para el tema de Mecano: interesante.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. En el ascensor de mi casa no me ocurren estas cosas.........vaya que es muy aburrido:-) Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja eso solo le pasa al Chebo
      saludos
      carlos

      Eliminar
  11. "...Si no gusto ya sé lo que hay que hacer..." Y eso es lo que hizo el quinto habitante de aquel ascensor: irse, dejar a los demás con su festín.
    Buen relato, Carlos.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amigo... me da gusto verte por acá
      abrazos
      carlos

      Eliminar
  12. Mañana tengo que coger el ascensor varias veces, espero no tener esos pensamientos al mirar a mi alrededor o me dará la risa y a ver cómo salgo de ese aprieto!!, jajaja. Muy bueno, Carlos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pos ten mucho cuidado... jajajajajajaja
      Un abrazo
      carlos

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Yo???? nada, El chebo se fue corriendo al baño jajaja
      saludos
      carlos

      Eliminar
  14. Después de un tiempo vuelvo, vuelvo y me encuentro con esto que a mi manera de leer es muy bueno. Fluido como los fluidos diseminados por el ascensor, como decimos acá.
    Saludos Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gusto en verte de nuevo por acá
      Un abrazo
      carlos

      Eliminar
  15. Ja! no apto para menores, amigo. Lo encuentro bien narrado. Que en ese hotel pasan cada cosas!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. ¡vaya Carlos! No esperaba encontrarme con este relato..jajaja,...qué pasajeros más ardientes...qué apasionados...interesante, sí señor.
    Nos seguimos claro que si.

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
  17. Buenísimo jajajajajaja..... que situación tan peliaguda.

    ResponderEliminar

Si ya llegaste hasta aquí, comenta algo por favor. Tu opinión es muy importante para mí. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...