martes, 24 de septiembre de 2013

¿Adónde se fueron?

Imagen tomada de Internet. 
Solía ser un tipo alegre hasta que le sucedió lo que le cambió la vida para siempre.

Corría el mes de septiembre del  año pasado. Bartolo, un hombre muy bien parecido y con gran pegue con las féminas, estaba a punto de cumplir sus cuarenta años y pensé que su llamada era para invitarme a sus acostumbrados pachangones que sabías cuando empezaban, pero nunca cuando terminarían.
Llegue a su casa y cuando me abrió la puerta se despidió de cuatro chicas que a juzgar por la cara tan contenta que tenían debían haber pasado un larga noche placentera.
― Amigo, tengo que contarte algo que me está pasando. Pero júrame que no se lo contarás a nadie.
― Cuenta con ello amigo. ¿Qué te pasa?
Bartolo cerró la puerta y sin decir una palabra, se desabotonó el cierre de sus pantalones, se los bajó y me sacó su miembro.
―Hace dos meses que mi pene se pone cada día más gordo.
Y en efecto, aquel pedazo de carne que se asomó ante mis ojos estaba tan grueso como el fondo de un vaso desechable y el glande, ufff sí que estaba grande el cabrón… Les juro que de momento lo único que se me ocurrió decirle como para darle animo fue:
―Amigo, ya quisiera yo tener ese pedazo de mastodonte. Mi vieja estaría recontenta… así como esas chicas que acaban de salir.
― No jodas compadre… esto no puede ser normal. Y lo peor es que no para de engrosarse.
 ― No te preocupes amigo… ― le dije ya poniéndome serio. Sabes que mi hermano es uno de los mejores urólogos del país. Deja lo llamo y nos vamos a verlo.

Y en efecto. El buen Bartolo, de la noche a la mañana se había convertido en un semental de pura raza. Más de 23 cm de largo, y un espesor de manguera de bomberos a la que muchas mujeres se fueron volviendo adictas.
Por fin, después de muchos estudios, dos meses después se supo el diagnostico. Todo era motivado por un hongo que había agarrado por falta de higiene y exceso de humedad. Pobre Bartolo. Según mi hermano lo peor vendría cuando aquella cosa empezara a desinflarse y secarse hasta empezar a caérsele en pedazos. Y así fue.
Hoy, un año después que Bartolo me confesara su problema he venido a dejarle un regalo de cumpleaños.  Sentado frente a su pantalla plana de cincuenta pulgadas contaba los segundos esperando que un milagro se lo llevara al otro mundo.

― ¿Adónde se fueron las mujeres de mi vida? ― fue lo único que me dijo. 

46 comentarios:

  1. Gracias a todos por los comentarios en el post anterior. Y complaciendo peticiones. Un post por semana y además cortos...
    Será por eso que este cuento tiene que ver con el tamaño?
    bueno aquí se los dejo y un abrazo a todos.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LO CHISTOSO QUE ME HA PARECIDO DE LOS COMENTARIOS ES QUE MUCHOS CRITICA LA VIDA VACIA DE BARTOLO, POR SOLO PENSAR EN EN EL SEXO... PERO NADIE A DICHO QUE LAS MUJERES QUE NUNCA REGRESARON CUANDO SE ENTERARON DE LO QUE LE PASÓ A BARTOLO, TAMBIEN QUERIA SEXO... NINGUNA DIJO...AH YO LO AMO Y NO ME IMPORTA QUE SE LE HAYA SECADO EL PITO JAJAJAJAJA
      MORALEJA: TODOS PENSAMOS EN EL SEXO...
      ABRAZOS A TODOS
      CARLOS

      Eliminar
  2. Se fueron a recoger hongos! jajaja. Divertido, soez y descarado! Pooooobre Bartolo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJA QUIEN LO MANDA A SER PROMISCUO JAJAJAJAJA. EN LA VIDA HAY QUE SER UNI-VAGINAL JAJAJAJA

      Eliminar
    2. Uni qué? claro, claro... uni lo que quieras pero protegido.

      Eliminar
  3. Pobre Bartolo, ya sabe lo qué se siente.
    Pero que no se queje tanto, al menos llegó a experimentar lo que es sentirse un objeto sexual ;D
    Abrazos, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decía Bartolo...lo vivido ya nadie me lo quita jajajajaja
      saludos
      carlos

      Eliminar
  4. Qué lastima... para Bartolo y para sus chicas, y es que más valía que no le hubieran descubierto los hongos.
    La vida es muy dura y más para un hombre si te tocan la moral que lleva entre las piernas.

    A medio camino entre la tragedia y la comedia, Carlos. Por tanto, agridulce. Y muy ameno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es isabel... era lo que le decía a Gala... un hombre sin miembro no vive jajajajaja
      gracias por tu comentario
      Carlos

      Eliminar
  5. Vaya! me parece un poco triste que su existencia consistiera solo en ese "placer" a las mujeres, y que sin su miembro o herramienta de trabajo ya no tuviera sentido vivir.
    Supongo que para todo hombre perder el miembro debe ser algo como que te amputen un brazo, pero de ahí a no querer vivir...
    Pobre Bartolo, es verdad que su vida no tenia sentido, estaba vacía, lo único que tenia era tan superficial que cuando ya no pudo hacer nada al respecto solo restaba morir.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gala, el miembro para el hombre es parte de su vitalidad. Yo coincido contigo en que su vida haya estado vacia, pero despues de vivirla a sus anchas, el perder el artefacto es com si le quitaran la vida jajajaja
      gracias
      Carlos

      Eliminar
  6. Pues si Bartolo se lo pensara un poco vería que hay muchísimas cosas en la vida cómo para tenerla vacía simplemente porque le falte una parte no vital de su cuerpo..........Claro que tú puedes poner el final que quieras que para eso lo escribes y por cierto lo haces muy bien.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias charo... el pobre Bartolo siempre fue así.

      Eliminar
  7. Si uno le pone las fichas a una sola cosa y esta falla, la vida pierde sentido.
    La potencia y la virilidad para un hombre es muy importante, especialmente en este mundo machista, pero que Bartolo se apoltrone delante de la TV esperando el fin, es tragicómico.
    Llevaste muy bien el relato.
    Carlos, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de eso se trataba... entre lo trágico y lo cómico...
      saludos
      carlos

      Eliminar
  8. Ay, pobre hombre... Tal vez debería haberle dado más importancia a otras cosas de la vida. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. las mujeres eran su perdición.
      saludos alter...

      Eliminar
  9. Trágica pieza ésta de un hombre pegado a su anaconda.
    Creo que como todo un relato no depende del tamaño sino de su calidad. Hay quienes afirman que puedes cortar el principio y comenzar desde la mitad de la historia. Y estoy de acuerdo en que los adjetivos salen sobrando. Que cada lector forme sus imágenes.
    Como relato dijiste "Se le agrandó,se le pudrió y se le cayó. Luego se quedó sin mujeres."
    Júzgalo tú mismo en corto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo checo tocayo... muchas gracias...
      abrazos
      carlos

      Eliminar
  10. O sea que el tamaño sí que importa. Más vale pequeña y manejable que grande y que se te caiga a trozos.
    Un abrazo, Carlos.

    ResponderEliminar
  11. Habrà que tener cuidado con ese hongo....jajajajaa

    Me ha gustado tu relato.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  12. Por asociación de ideas me llevó a la cancioncita aquella de "Bartolo tenía una flauta//con un agujero solo!" y vamos, Carlitos, llamándose Bartolo no puedo dejar de verlo como un chiste malo y exagerado, total... por unos hongos de nada. Ni que fuera un sifilazo incurable y terminal (ríome).

    Qué ganso que eres, cubano.

    Namasté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Morg pues hacía falta algo de relajación.
      qué gusto tenerte por acá.
      saludos
      carlos

      Eliminar
  13. Ay, me acordé de cuando éramos chicos…“Bartolo, el que se presenta solo”
    Qué calamidad! Imagino lo orgulloso que estaría mientras no supo lo del hongo. Igual, le queda la anécdota para hacer alarde en algún bar.
    Estos finales tuyos jaja.
    Besos
    Saludos a BartolA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo mejor es que se hubiera quedado con el hongo jajajajaja
      gracias paisana.
      carlos

      Eliminar
  14. Pobre Bartolo, que problema y ahora que será de su vida??'

    Gracias por el humor, imaginaba la escena y no dejaba de sonreir....

    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es algo entre lo dramatico y lo comedia jajajaja qué bueno que te gustó.
      saludos
      carlos

      Eliminar
  15. He regresado... Viviana me hizo recordar que la canción decía:

    "Bartolo tenía una flauta con un agujerito solo
    y su madre le decía; toca la flauta Bartolo"

    Tu amigo se quedó sin flauta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj así es maria rosa... pobre BARTOLO, pero que no se queje, bastante vivió jajajajaja
      saludos
      carlos

      Eliminar
  16. Hasta me dolió, Carlos.
    ¿Sabes qué? Yo me conformo con mis 20 centímetros naturales, aunque sea pequeño, es muy cumplidor. Ah, y sano...
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja amigo... pos ya te pareces a Bartolo... no más que sano jajajajaja
      un abrazo.

      Eliminar
  17. LO CHISTOSO QUE ME HA PARECIDO DE LOS COMENTARIOS ES QUE MUCHOS CRITICA LA VIDA VACIA DE BARTOLO, POR SOLO PENSAR EN EN EL SEXO... PERO NADIE A DICHO QUE LAS MUJERES QUE NUNCA REGRESARON CUANDO SE ENTERARON DE LO QUE LE PASÓ A BARTOLO, TAMBIEN QUERIA SEXO... NINGUNA DIJO...AH YO LO AMO Y NO ME IMPORTA QUE SE LE HAYA SECADO EL PITO JAJAJAJAJA
    MORALEJA: TODOS PENSAMOS EN EL SEXO...
    ABRAZOS A TODOS
    CARLOS

    ResponderEliminar
  18. Pues yo no he pensado ni por un momento que sea baladí perder esa parte tan importante de la anatomía. Comprendo que Bartolo estuviese desesperado, pero a lo que íbamos es que a Bartolo lo abandonaron cuando la cosa se secó, que, por otra parte, ya es difícil desde que se inventó la penicilina.
    Seamos sinceros. yo no viviría feliz sin mi botón.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  19. Hola, me ha gustado como has tratado el tema, entre la tragedia el sentido irónico.

    Un saludo
    Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. entre el dolor y la risa...
      gracias Rosa.
      Saludos
      Carlos

      Eliminar
  20. Ay, pobre Bartolo!!! Eran mujeres, sí, pero no las de su vida. Esas se hubieran quedado allí con él, por él y no por sus atributos.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. exactooooooo ellas tambien pensaban solo en sexo.
      abrazos.
      carlos

      Eliminar
  21. jajaaja, trágico y bien contado , dandole la importancia que tiene su artefacto para el hombre.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Susana.
      es correcto jajaja
      saludos
      carlos

      Eliminar
  22. Carlos:
    Dice el tango "Cuesta abajo":
    "Si arrastré por este mundo
    la vergüenza de haber sido
    y el dolor de ya no ser,..."
    Se nota que Bartolo era un hombre de escasísimos recursos, por no decir uno solo. Un hombre que al faltarle ese mismo, quedó sin alternativas.
    Muy buen amante no habrá de ser...
    En fin., otro fracasado.
    Muy bien planteado el cuento, te felicito. Además, todos nos reímos de la desgracia ajena.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que placer verte de vueltas...
      Un abrazo Arturo
      Carlos

      Eliminar
  23. Aún siendo mujer y sin saber cómo es andar con el falo por la vida, me dolió!!! Pobre hombre!!! Me has hecho reír, Carlos y por momentos me provocó pena. Creo que escribiste un sainete muy bien armado. Abrazo para tí!
    P/D: Además recorrí "Relatos..." y "El Retorno..." Este último muy destacable! Felicitaciones!

    ResponderEliminar

Si ya llegaste hasta aquí, comenta algo por favor. Tu opinión es muy importante para mí. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...