sábado, 11 de mayo de 2013

La Otra.



Cada día que pasa se convence más, que algo más allá de sus alcances quiere decirle algo. Pero por una extraña razón no quiere escuchar y tengo la sensación que la verdad no le asusta. Suele suceder; en el país de los ciegos, el tuerto es rey y el sordo es diputado.
Cada mañana al despertar, lo busca con la ilusión de encontrarlo, y ahí, en esos intentos fallidos está precisamente esa voz que rehúsa prestar atención pero que al final la mantiene sabia y firme, haciéndole sentir la misma frustración y esa amarga sensación, de estar escribiendo las crónicas de un fracaso anunciado.

***

Todo comenzó… No, no. ¡Creo qué estoy fantaseando demasiado! porque en realidad no sé si en realidad comenzó algún día. Pero esa estúpida costumbre que tenemos los mortales de aferrarnos a las cosas imposibles nos obliga siempre a buscar un inicio, un fin y ― más complicado aún. ― tratar de buscarle siempre un por qué a las cosas.
Pero para ella lo importante fue que lo conoció y por esos azares del destino sus vidas se pusieron en contacto. Se encontraron un día, en un lugar cualquiera y con pláticas tras pláticas se fueron dando cuenta de que en sus vidas abundaban un sin fin de coincidencias, que los fue acercando hasta llegar a una complicidad tan piola, en donde aparecieron peligrosas confesiones y secretos que jamás habían salido de sus espacios interiores.
Ella vivía momentos muy duros en su vida. Un día y sin ni siquiera sospecharlo, su marido desapareció y con ello aparecieron un sinfín de cosas. Una amante embarazada, deudas, sorpresas no esperadas y un desasosiego ante una verdad que se mostraba como un despiadado verdugo sin escrúpulos y mucho menos compasiones. Triste su época con dolorosos espacios en que ni su soledad le daba el más mínimo consuelo.
Él vivía también en una burbuja de tristeza. Esas en que nos encerramos los hombres cuando se vive con una mujer a lo que no se ama o peor aún, cuando jamás se ha conocido el amor. No lo justifico, pero puedo entenderlo.
Y así, día tras día aumentaba el caudal de sus confabulaciones hasta que un día sin darse cuenta cayeron en una peligrosa declaración de sentimientos.
Fue justo cuando él la acompañó a un largo viaje. Más duro y triste que largo. Ese día ella se enfrentó a una verdad sobre ruedas. Y allí sentada frente al causante de tanto dolor, sin poder contener el llanto y a duras penas poder soportar entre sus manos las de él. Lo vio vestido de azul y con más tubos que una bomba, demacrado, arrepentido y con más culpas que con ganas de hablar. No había palabras que pudieran borrar el sufrimiento, el peso de la justicia divina, ni incluso, su rabia. Pero era su realidad. El pasaría el resto de su vida postrado en una cama.
Desecha en pedazos regresaron al hotel. Una pequeña habitación, dos camas, dos amigos inmersos cada uno en su dolor y acostados cada uno en su cama tratando de aplacar tanto sufrimiento. Él porque la amaba en silencio y sentía como se le clavaba una espina en su fornido pecho. Verla desecha era lo que menos deseaba. Ella ante miles de sentimientos encontrados y la impecable realidad que aplastaba sus años de esposa dedicada en cuerpo y alma a su familia.
No sé que me pasa, pero siento algo raro… ― dijo ella con el miedo implícito de que sus palabras no fueran escuchadas.― No sé que es y no me preguntes porque no sabría decirte.
Él desde su cama y de espaldas a ella, no contestó en ese momento. Se esperó casi media hora y sin que ella lo esperara, se levantó, se acostó en su cama, y mientras la abrazaba, le susurró al oído:
A mí también me pasa lo mismo.
Y ahí fue justo el momento donde supuestamente empezaron. Describir lo que pasó ese día, sería caer en el cliché de cualquier telenovela y además creo que debe ser el secreto más puro que ambos deben conservar. Pero cualquiera lo puede imaginar. El desborde de todo un cúmulo de sentimientos reprimidos es el mejor combustible para sacar del coma a una vida que vive en la desilusión. Sólo basta decir que él conoció por vez primera que era sentir cosquillas en la panza y ella se sintió libre después de tantos años.
Y así, pasaron uno, dos, tres años… tiempo que te enreda, tiempo que puede ser contradictorio, tiempo que te entrega, pero que también te quita. Tiempo que te lleva hacia la inevitable disyuntiva de decidir, si quieres seguir siendo la otra de por vida o empezar a exigir que quieres la primera plaza. Tiempo en que a ella le duele verlo con su esposa y a él le recontra-caga cuando estando a su lado, ella contesta una llamada de un marido que espera que el tiempo haya borrado sus errores. Tiempo en el que te cansas o te resignas y donde se escuchan las clásicas frases de: «Por más que intento alejarme de ti, al verte nuevamente nace en mí ese deseo inmenso de tenerte entre mis sabanas
Tiempos de silencio en el que no llegan las respuestas. O un sí enmascarado en un no, o las promesas de que quiero mandar todo a la mierda, pero no puedo, ese puedo pero tengo que ser inteligente y pensar con la cabeza. Una especie de fantasía rara de estar sin estar o voy a estar hasta que alguien nos sorprenda. Todo alimentando sus egos y exprimiendo a la inspiración de cualquiera a quien le guste escribir.

***

Hace unos días, ella, entre sollozos me pidió que escribiera su historia. Una historia que cuente entre líneas, que después de tantos años él todavía sigue con su esposa y ella llora porque a pesar de que sabe que lo ama con la vida, está convencida que tiene que tomar decisiones importantes.
Ya esto se acabó, te lo juro. ― me dijo mientras se secaba las lágrimas.
En el fondo yo sé que ella está esperando un milagro. Un milagro que tal vez nunca llegue y que inevitablemente la conduzca hacia lo que ella realmente no quiere para sí.
Yo espero que algo más allá de sus alcances le diga por fin que es lo que es mejor. Seguir siendo la otra, o empezar a ser la única. 

24 comentarios:

  1. Doy gracias una vez más por todos los comentarios que me dejaron el post EL MAR.
    También me es muy grato que nuevos escritores se hayan acercado al blog. A ellos mis más sinceras gracias.
    saludos
    Carlos

    ResponderEliminar
  2. suele suceder que dos soledades se encuentren y comiencen un último intento
    de comunicación
    a veces resulta, aveces es más de lo mismo que se arrastra
    y todo es una repetición de errores consabidos

    en fin tu relato retrata situaciones que se nos hacen conocidas porque los elementos que le componen son parte de un recorrido al cual todos podemos vernos de algún modo retratados

    felicitaciones y feliz fin de semana CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a veces funciona, pero a veces son un calmante, un placebo y en fin terminan doliendo. O sea que volvemos al ciclo inicial de tanto dolor.
      saludos
      carlos

      Eliminar
  3. Segundas partes casi nunca fueron buenas. Pero tu relato si que lo es. Enhorabuena

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi estimado Fus.
      Por acá seguimos. Un abrazo
      Carlos

      Eliminar
  4. Unir soledades que nunca llegan a hacerse compañía. Vidas atormentadas, a la larga arrastran mucho desencanto.
    Un abrazo, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que la realidad es que este tipo de relaciones terminan en la mayoria de los casos siendo placebo.
      muchas gracias Auroratris.
      CArlos

      Eliminar
  5. Ay que tema, cuantas historias parecidas hemos visto. Y cuál sería la respuesta, sólo ellos lo saben.
    Aunque creo que amar a un cobarde no es bueno, porque el me resulta cobarde, alguien que tiene miedo de enfrentar a su esposa. O tal vez lo que es más difícil, a veces da miedo hablar con los hijos, ahí lo comprendo y le quito el titulo de cobarde.

    Difícil historia.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Cobarde es relativo. Siempre hay una moneda que jugar. Conozco a un amigo que lo dejó todo, creyendo que habia encontrado el amor y resultó que era una loca que le jodió la vida. Muy pocos tenemos el valor de hacerlo por ese miedo a que te enfrentarás. Cuando lo haces, creeme que se aprende mucho. Sobre todo aprendes a valorar más lo que tienes al lado.
      un saludos Maria Rosa
      y gracias por estar.
      Carlos

      Eliminar
  6. Es un relato de realidad descrita,donde la soledad entre la multitud,acerca dos almas y sus anhelos,hasta convertirlos en amantes.
    Es como si hablásemos de dos náufragos encontrándose en la orilla de la vida,siempre expectantes, a la deriva del deseo de ser encontrados a la vez,que temorosos ante ese hecho.
    La realidad suele superar la ficción,no ser tan blanda ni bonita como se puede describir con letras,como tú lo has hecho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que en realidad no es ni tan blanda ni tan bonita. este tipo de relaciones siempre te lleva al sufrimiento precisamente por la nostalgia que entraña la realidad de no estar aunque se esté.
      Muchas gracias y bienvenida Marinel.
      Saludos
      Carlos

      Eliminar
  7. Difícil tesitura, Carlos. O tal vez no tanto.
    Comienza este relato advirtiéndonos que la protagonista sabe que es la "crónica de un fracaso anunciado" y concluye diciéndonos que ella sabe que tiene que tomar decisiones importantes: " -Ya esto se acabó, te lo juro". Pero no siempre la razón supera al corazón. Los sentimientos nos enganchan a las personas y no nos dejan tomar las decisiones más favorables a nuestra vida. Hasta que (no siempre es así), reflexionas por dentro y ves lo que realmente mereces.
    Hay tantos mundos como personas bajo el sol. Me gusta cómo reflejas la vida de tus personajes.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una situación muy dificil pero al mismo tiempo creo que una de las que me más se repite con diferentes tintes y matices. Lo que si es una realidad que este tipo de situaciones, para un hombre o para una mujer, debe ser tomada como es y no ilusionarse más allá de la realidad.
      razo mi estimado Mos. gracias por estar siempre.
      saludos
      carlos

      Eliminar
  8. Es difícil dejar de ser la otra. Es necesario mucho valor para romper con todo y comenzar una nueva vida. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola, felicidades por tu blog!
    Si usted puede visitar este blog:
    http://morgannascimento.blogspot.com.br/
    Gracias por su atención

    ResponderEliminar
  10. Este tipo de relación pueden durar mucho tiempo, porque una de las partes está cómoda y la otra es dependiente.
    Rara vez son felices, los llamo tapa-agujeros.
    En tu historia, Carlos, ella sabe lo que quiere (o lo que no quiere: ser la otra),hay que ver si tiene la suficiente autoestima como para alejarse de verdad.
    ¡Buen relato!
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CREO QUE HAS DADO EN EL CLAVO. UNA PARTE SE SIENTE MUY CÓMODA.
      GRACIAS MIRELLA
      SALUDOS
      CARLOS

      Eliminar
  11. Me resulta difícil sentir empatía por los rollos amorosos. Tengo una concepción de Amor relacionado con el bienestar, con lo saludable, con lo placentero. Las historias enredadas se enmarañan cada vez más... No me gusta ser crítica de las acciones de los demás -cada uno hace lo que quiere- pero los lazos oscuros y retorcidos solamente dejar amargura en los labios.
    Muy bueno, Carlos! Abrazo grande!
    P/D: Dios!!! Sigues prolífero, hombre! No alcanzo a leerte diariamente! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJA ES LA INSPIRACIÓN BEE. HACÍA TIEMPO QUE NO SOLTABA LA PLUMA.
      GRACIAS POR ESTAR.
      CARLOS

      Eliminar
  12. Y es que mientras sean un "parche" el uno para el otro, su propia historia nunca podrá ser la protagonista. Siempre pasa lo mismo, uno de los dos, siempre quiere más y es cuando el sufrimiento se convierte en prisión.

    Un abrazo, Carlos.

    ResponderEliminar
  13. Bueno sustituya a la otra o no, o viceversa, la cuestión es que como decimos por aquí que cuando uno se lleva el gato al agua, ya tiene mucho ganado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJA RAFA, TÚ SIEMPRE PONES EN EL DEDO EN EL LUGAR INDICADO
      UN ABRAZO
      CARLOS

      Eliminar

Si ya llegaste hasta aquí, comenta algo por favor. Tu opinión es muy importante para mí. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...