miércoles, 27 de febrero de 2013

Mundos Paralelos V.


Esa noche, como todos los días, el niño esperaba a su tío.
Hacían largas tertulias, donde el místico señor narraba historias relacionadas con naves que viajaban tan rápido como la luz, gemelos que jugaban a la máquina del tiempo y de hadas madrinas que convertían a horribles “enanas blancas” en hermosas supernovas con sólo usar su varita nuclear.
— ¿Qué día es hoy Tío?— preguntó el niño
— Hoy es un día especial, muy especial sobrino. Hoy es el Equinoccio de Marzo, día en que la Tierra muestra al sol su Ecuador y cuando la noche y el día tienen la misma duración. — contestó el anciano en el tono cariñoso que siempre usaba al dirigirse al niño. Se alisó su emblanquecido cabello, se apoyó sobre el marco de la grisácea ventana y abrió el empañado vidrio para que entrase un poco de aire fresco con olor a la recia lluvia que aún caía.
— Tío, siempre he pensado que fuiste el mejor.
El anciano dejó asomar una irónica sonrisa. «Si él supiera que a los 15 años, abandoné la escuela debido a mis malas calificaciones en varias materias, como historia y lenguaje. Y que poco después se descubrió que yo era disléxico. Pensaba mientras una vez más ese lado humano del anciano salía a la vista.
— Bueno hoy te voy a contar una anécdota que se habla mucho pero que nadie a ciencia cierta sabe si es verdad o no. — le dijo el anciano. — pero que creíble o no, no deja de ser divertida.
El niño emocionado se acomodó en su cama para escucharlo.
El anciano aclaró su voz y comenzó.
 — Se cuenta que de por allá de los años 20 cuando yo empezaba a darme a conocer por la introducción de numerosos avances en el campo de la ciencia, y por una ley muy famosa que descubrí… en 1916… Bueno, las fechas no importan mucho, lo que interesa fue, que todo eso hizo que con frecuencia fuera solicitado por muchas universidades para que diera conferencias y les hiciera entender a todos, lo que nadie por si solo entendía leyendo mis escritos. ― El niño lo observaba con inusitada atención. ― Un día y dado a que a mí no me gustaba conducir, contraté los servicios de un chofer con el cual hice una muy buena relación de amistad e incluso de complicidad. Después de varios días de viajes de ida y regreso, le comenté a mi chofer lo aburrido que era repetir lo mismo una y otra vez y éste al escucharme enseguida me propuso. «— Si quiere, lo puedo sustituir por una noche. He oído su conferencia tantas veces que la puedo recitar palabra por palabra.» Y ¿Qué crees que hice? — preguntó el anciano al sobrino, sin la intención de esperar respuesta. — pues le tomé la palabra y antes de llegar a la siguiente conferencia, intercambiamos nuestras ropas y nuestros lugares. El chofer se sentó en el asiento trasero y yo tomé el volante. Llegamos a la sala magna y como ninguno de los académicos presentes me conocía físicamente, no se descubrió el engaño y el chofer expuso la conferencia que había oído repetir tantas veces. Al final, un profesor en la audiencia le hizo una pregunta. — Aquí se detuvo para sonreír — El chofer no tenía ni idea de cuál podía ser la respuesta, sin embargo tuvo un golpe de inspiración y le contestó: «La pregunta que me hace es tan sencilla que dejaré que mi chofer, que se encuentra al final de la sala, se la responda» — dijo señalando para mí. Y fue entonces cuando tuve que tomar la palabra. —volvió a reír, ahora con escandalosas carcajadas, que contuvo de inmediato al ver que el niño se había quedado dormido.
Lo miró con ternura y le dio un beso en la frente. Se puso de pie mientras lo cubría bien con el cobertor azul que hacía juego con la lámpara de pececitos, para que no sintiese frío.
A la mañana siguiente, el niño despertó muy temprano y se paró frente al póster grande que colgaba junto a su escritorio.
Una picara sonrisa se dibujó en su rostro mientras leía lo que estaba escrito debajo de la foto: Albert Einstein. 2013: 134 aniversario de su natalicio.

9 comentarios:

  1. Muy guay Einstein!! qué cosas verdad? y eso que era un fracaso escolar... como la mayoría de los genios.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES UNO DE LOS PERSONAJES QUE TENGO COMO FAVORITOS... UN GENIO LA VERDAD!!!
      SALUDOS
      CARLOS

      Eliminar
  2. Soñando con Einstein... te quedó bordado. 134 años ya? el tiempo vuela!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EL TIEMPO VUELA! PERO ESOS HOMBRES HICIERON HISTORIA Y AHÍ SE QUEDARAN LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.
      SALUDOS Y GRACIAS POR COMENTAR.
      CARLOS

      Eliminar
  3. qué pasa? cambiaste de blog o ya no publicas?,

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, vale, gracias por dejar ver que estás. Beso

      Eliminar
    2. No he cambiado el blog... aquí sigue.
      saludos
      carlos

      Eliminar
  4. Me gustó, Carlos, veo que tienes muchas ideas para las vidas paralelas. No te preocupes si hay menos comentarios, esta semana todos los blogs han tenido una merma considerable, habría que analizar por qué.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS AMIGO. QUIEN SABE QUE PASA. NO TENGO IDEA.
      UN GRAN ABRAZO
      CARLOS

      Eliminar

Si ya llegaste hasta aquí, comenta algo por favor. Tu opinión es muy importante para mí. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...