viernes, 2 de noviembre de 2012

Dos Sueños y una Flor


I

Ella.

Acostarme, cerrar los ojos y quedarme automáticamente dormida son tres eventos que ocurren casi simultáneos noche por noche. Sin embargo hoy ha sido diferente. Creo que debe ser por tantas horas de viaje.
Llegué al cuarto con una sensación extraña. Nunca me había pasado algo así. ¿Cómo es posible que pueda estar sintiendo algo tan hermoso por una persona que no conozco y que solamente la he idealizado en mis sueños? Nunca he visto sus labios, pero siento un suave cosquilleo al imaginarlos posados sobre los míos, al sentirlos rozar mi piel, al percibirlos escudriñando cada parte de mí cuerpo, al oler los restos de saliva que deja su lengua al jugar en mis pezones. Es algo imaginario… ¡pero lo siento tan real!
Son las dos de la madrugada, mi marido no vino conmigo por tener mucho trabajo, y mi cuerpo exige una caricia, mi mente demanda lo imposible, mi sexo implora de su sexo, y tristemente, no tengo ni lo real ni lo imaginario.
Y heme aquí, acompañada de esta flor y revolcándome entre las sabanas de una cama que hoy sólo contiene números impares de cosas; una mujer sola esperando que sus deseos se hagan realidad, un solo cuerpo temblando en mi desvelo porque necesita su cuerpo, una boca sin su boca, y un sexo que llora y llora deseando su sexo.
No sé que hora era cuando acariciando a mi flor, he quedado dormida…
…Pero mi mente seguía jugando entre lo oscuro de la noche y los residuos fantasmales de su imagen. Una imagen que primero tomó forma de flor y poco a poco fue transformándose en su cuerpo.
Los suaves pétalos de seda fueron convirtiéndose lentamente en su piel y sus verdes hojas uniéndose con el tallo, fueron endureciendo y aparecieron sus brazos, sus piernas, su cabeza, y aquella figura imaginaria, tomaba sentido real, pero tan real que pude sentir su calor al abrazarlo.
No sé que tiempo pasó, pero eran las seis de la mañana cuando un gemido de placer hizo que me despertara y asustada mi vista buscó por toda la habitación. Nohabía nadie. Mi cama seguía siendo portadora de números impares, pero mis labios estaban húmedos, mi cuerpo sudado y sobre mi abdomen habían restos de semen que se deslizaba por la parte baja de mi abdomen.
Me paré desesperada y busqué en toda la suite del hotel. No había rastros de que algún mortal hubiera estado en ella.
Regresé a mi recámara y al llegar a la cama pegue un grito de terror… ¡mi flor había desaparecido!


Él.

― Despierta. ― dijo mi esposa mientras me zarandeaba del hombro. ― ¿A que hora te saliste del cuarto?
No pude contestar. No sabía como había llegado al sofá. No recuerdo haber despertado en ningún momento de la noche y mucho menos que me haya quitado la ropa al acostarme.
Tomé la almohada y me dirigí a mi recámara dando tropezones porque aún no alcanzaba a despertarme por completo. Al llegar a mi cama sentí una enorme sacudida. Empecé a temblar y sendas gotas de sudor aparecieron sobre mi frente. No podía creer lo que estaba viendo ante mis ojos.
Sobre el espacio que ocupaba mi almohada… estaba la misma flor que portaba la mujer con quien estuve en mis sueños.


II

― Según Lobsang Rampa en su libro Usted y la eternidad, Mientras dormimos es posible que nuestro cuerpo astral se desprenda del cuerpo físico y realicemos lo que conocemos como “viajes astrales”. Y esto trae consigo algunas imágenes que pueden ser sorprendentemente raras, cosas que en la vida real no podrían ocurrir. Te creo que en tus sueños hayas viajado a Cancún, que le hayas hecho el amor a esa mujer, que hayas experimentado cosas maravillosas… Pero de ahí a que hayas despertado aquí, en el Distrito Federal, y que en tu cama apareciera la flor que tenía esa señora que está a miles de kilómetros de distancia… perdóname pero no puedo creerte una palabra. ― Le dijo el doctor con tono firme mientras se ponía de pie para indicarle que ya su hora de terapia había terminado.
― Doctor… ― no lo dejó continuar porque de inmediato le hizo señas a su asistente para que pasara al próximo paciente.
En la noche el doctor llegó a su casa cansado por haber tenido demasiadas consultas en el día. Pero no por eso dejó de pensar en el joven que había ido a visitarlo en la mañana. Buscó todos sus libros que hablaban sobre la conexión que existe entre el cuerpo, el alma y los viajes astrales y empezó a escudriñar lo relacionado con ese extraño sueño al que se había negado a creer.
Ya casi eran las once de la noche, el sueño lo vencía pero todavía tenía que cumplir varias obligaciones.
Fue a la computadora y se dispuso a revisar su correo. Se detuvo en un mensaje que de inmediato robó su atención. Saltando rápido la introducción se adentró en la historia que segundo a segundo empezaba a ponerlo en exceso nervioso. Fue el final lo más sorpresivo y espeluznante…
«… y así como te he contado detalle por detalle, te juro que fue algo extraño, fue una sensación nunca vista y quiero que tú, me des una explicación. ¿Cómo es posible que esa flor haya desaparecido de mi cama?
Te mando un beso
Amalia.»
El doctor se dejó caer en la silla y llevó sus manos a la nuca. Soltóun suspiro y cerró los ojos. Por más que pensó, no pudo hallar una explicación a los dos sueños astrales con los que había chocado en el día. Pero sólo de algo estaba seguro. Él era la única persona que sabía donde estaba la flor que había desaparecido misteriosamente de la habitación donde estaba hospedada su esposa.

9 comentarios:

  1. Upsss!! espeluznantee a mi me atacarían los celos tremendo si yo fuera el doctor, si fuera la mujer que sueño tan intenso humedo y apasionado pero al final zozobra... y el tipo que encontro la flor waooo!! lo bueno que es un cuento sino me quiebro la cabezaa pensandoo

    Hola carlos me encanto tu cuento! un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cookyta... Me estan subiendo mucho el ego jajaja
      Un Abrazo
      Carlos

      Eliminar
  2. Este es un cuento de "ciencia visión", que bien trabajado amigo, uniste los tres segmentos de manera magistral, cada uno es una joya y juntos son geniales, buenisssimos!!
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Moli... me emocionan tus palabras.
      Un abrazo
      CArlos

      Eliminar
  3. Los viajes astrales a veces siembran jardines...
    Que mejor para no sembrar dudas que participar de ellos
    O no...

    Me encantó.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Excelente cuento. Guarda relación con la novela por entregas que publico en www.milinviernos.com, Hijos de Maro. Me convierto de inmediato en tu seguidor, espero te des una vuelta por mi blog http://enriquepagella.blogspot.com.ar/

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Enrique... ya he estado en tu blog y me he leido dos entregas. Es muy interesante lo que haces.
      Un abrazo
      Carlos

      Eliminar
  5. Excelente cuento. Guarda relación con la novela por entregas que publico en www.milinviernos.com, Hijos de Maro. Desde ya me convierto en tu seguidor. Te invito a visitar mi blog http://enriquepagella.blogspot.com.ar/
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Excelente relato. Muy bien escrito! Un placer visitarte y leerte. Pronto regreso!

    ResponderEliminar

Si ya llegaste hasta aquí, comenta algo por favor. Tu opinión es muy importante para mí. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...